¿Son importantes los grupos en las organizaciones? Grupos de trabajo y conflicto grupal

LOS GRUPOS DE TRABAJO

La consideración de los grupos como entidades sociales que desempeñan un papel crítico y fundamental en las organizaciones, en cuanto que pueden influir de muy diversas maneras sobre su eficacia y su productividad, ha sido aceptada y reconocida ampliamente (Guzzo, 1996). Los grupos suponen la piedra angular de las modernas organizaciones.

F

En las tres últimas décadas su presencia en las organizaciones ha aumentado significativamente por el incremento de la complejidad de las organizaciones modernas, la creencia de que las tareas se realizan mejor en grupo y el surgimiento de teorías que defienden que los grupos son favorecedores de la implicación de los individuos.

Un grupo está compuesto por dos o más miembros que interaccionan entre sí y realizan tareas interdependientes para el logro de metas comunes dentro de un contexto organizacional para lograr metas comunes.

Por lo tanto, los grupos son muy importantes en las organizaciones actuales, sobre todo para:

1. Lograr la implicación de los empleados en un mercado globalizado, cambiante y competitivo en que los requerimientos cambian continuamente y es más frecuente el trabajo en equipos para la realización de proyectos concretos.

2. La modificación progresiva de las estructuras organizativas hasta situar a los grupos de trabajo como la unidad básica funcional.

Al igual que en otros ámbitos, los grupos en las organizaciones no están exentos de sufrir procesos sociales, esto es lo que conocemos por Kurt Lewin como “dinámica de grupo”. La característica fundamental de los grupos de trabajo es su formalidad, es decir, que la agrupación de los individuos se establece por cuestiones técnico-económicas. Al formarse el grupo por “deber u obligación” hace realmente importante conseguir que exista una buena armonía (buena relación) entre sus miembros, una fuerte cohesión grupal (que todos los miembros estén en contacto unos con otros) y un buen sentido de pertenencia. Esto se consigue, en parte, por la tendencia de los grupos a reducir diferencias interpersonales, tanto en el rendimiento como en las opiniones o actitudes hacia el trabajo, es decir logran un equilibrio.

El trabajo en grupo puede verse influenciado por dos tipos de roles, roles funcionales y disfuncionales, que influirán bien de forma positiva o negativa. Dentro de los roles funcionales que contribuyen positivamente, tenemos la iniciativa, la búsqueda y divulgación de información, la coordinación de propuestas y tendencias, la colaboración constructiva… En contraposición a estos roles encontramos los disfuncionales, que bloquean o destruyen el trabajo grupal, aquí encontramos el comportamiento agresivo, retraído o la pasividad, la búsqueda de atención, simpatía y apoyo a las ideas o intereses propios.

Los roles disfuncionales al igual que otros aspectos pueden contribuir a que aparezcan una serie de tensiones, disputas o conflictos que afecten al clima organizacional.

 

EL CONFLICTO EN LAS ORGANIZACIONES

El conflicto per se, no es negativo, lo que puede ser negativo o positivo es cómo se resuelva. El conflicto surge por la contraposición de objetivos entre dos o más personas, lo que conlleva malestar y frustración.

Los conflictos en la empresa pueden ser manifiestos o latentes, sin embargo solo es posible solucionarlos cuando  se manifiestan.

R

Se cree que el conflicto siempre es algo destructivo, impidiendo el desarrollo de la persona y el logro de metas organizacionales, por la dificultad que supone en la comunicación y la coordinación de tareas. Sim embargo el conflicto organizacional puede ser constructivo y dar lugar a la innovación. Mediante el aumento de la creatividad, la cohesión grupal ante la amenaza externa, la aparición de nuevos líderes y la mejora de las relaciones.

El psicólogo debe tener en cuenta el tipo de conflicto a la hora de intentar resolverlo, a continuación mencionamos los tipos de conflictos que se pueden dar dentro de una organización:

  • Conflictos entre la sede central y sus subsidiarias.
  • Conflictos entre jefes de departamento.
  • Conflictos entre el jefe y sus subordinados (y viceversa).
  • Conflictos entre personas de un mismo departamento.
  • Conflicto entre el individuo y su trabajo.
  • Conflicto entre los objetivos de la organización y los objetivos individuales de sus miembros.

¿Cómo resolver un conflicto?

La resolución de conflictos se puede dar de dos formas, bien por mediación o bien por negociación. La diferencia fundamental de estos dos métodos es la presencia de una tercera persona ajena al conflicto que se encarga de mediar entre ambas partes, es el caso de la mediación; mientras que en la negociación son las dos partes quien acercan puntos de vista sin la presencia de ningún agente externo.

El psicólogo de las organizaciones trata de mediar entre las partes implicadas del conflicto buscando una solución aceptada por éstas sin situarse en ninguna posición, intentando hacer comprender los diversos puntos de vista, dirigiendo el proceso sin participar de forma activa.

Antes de comenzar, el psicólogo deberá recopilar información y realizará un diseño detallado del conflicto. Para ello puede utilizar técnicas como diagramas con el fin de conocer las partes implicadas y el tipo de  relación interpersonal que comparten; un ejemplo son, las nubes de conflicto.

En la primera toma de contacto entre las partes se deberá identificar los puntos de acuerdo y las incompatibilidades sobre los intereses y expectativas de las partes. Es importante esta fase ya que se podrán revelar los intereses ocultos y fijar un punto de partida.

En el diálogo irán apareciendo un primer bloque de propuestas y acuerdos, así como posibles soluciones. Es función del psicólogo explorar la mejor forma de afrontar las inquietudes y amenazas que perciba.

Es importante a la hora de alcanzar una solución o acuerdo, que ambas partes estén satisfechas y que haya intervenido de forma objetiva el mediador.

CONCLUSIONES

Los grupos son entidades sociales que desempeñan un papel crítico en las organizaciones, influyendo en su eficacia y su productividad. Son por tanto, la piedra angular de las modernas organizaciones, y no debemos olvidarnos que no están exentos de sufrir diversos procesos sociales al igual que otro tipo de grupos.

El conflicto no es malo per se, lo que bueno o malo es cómo se resuelva. La organización será la encargada de prevenir la creación de conflictos favoreciendo un buen clima, una comunicación fluida y horizontal, un compromiso y una fuerte cohesión grupal entre sus miembros. En el caso de que se de algún tipo de conflicto, la organización debe tomar un punto de vista constructivo a la hora de afrontarlo y de ningún modo debe de eliminar, castigar o desprestigiar a alguna o todas las partes implicadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s